Welcome to Paradise

Página en construcción. Estará lista cuando la paja no le gane a la editora/escritora (o cuando photoshop se porte bien).
Si alguien sabe cosas que empiecen con la letra M, comente acá!

30 abr. 2011

Nota pesimista contra una lectora optimista

Es probablemente la única nota tan larga y detallada sobre The Strokes que salió en Buenos Aires [por lo menos hasta ahora, y si no me equivoco], y a pesar de ser una entrevista muy interesante, terminó fastidiándome [dándome por las bolas, en otras palabras] que este tipo Thomas Burgel esté tan interesado en comunicar él mismo que The Strokes llega hoy en día, después del lanzamiento de Angles, a su separación definitiva.
Si bien es verdad que tenía ciertos motivos para pensar que la banda precisamente no está en su mejor momento [el hecho de que Julian Casablancas prácticamente ni compartió sesiones de grabación con sus compañeros, o tal vez el hecho de que los demás se hayan dedicado más a la composición que él], muchos de sus argumentos resultaron ridículos, a mi parecer, como cuando dice, por ejemplo, que está convencidísimo de que Nikolai Fraiture al decir "la mayoría de nosotros" quiere decir algo más. Un mensaje subliminal. Y dice Fraiture que "la comunicación en el seno del grupo se fue a pique", que decidieron tocar sin Casablancas, y fue suficiente para que nuestro amigo Burgel se proponga como meta principal durante la entrevista a sacarle toda la información posible sobre sus problemas laborales y de amistad.
Es así como termina preguntando una y otra vez sobre Julian, sobre si está interesado en trabajar con ellos, en si cree [Nikolai] que la participación del cantante fue forzada, sobre si cree que la banda tiene un futuro después de este album y otras cosas que sólo intentan detallar las respuestas que no consigue, porque el bajista simplemente no lo sabe. ¿Qué esperaba que conteste? "La verdad es que sí, trabajamos solos, le mandamos las malditas pistas a Julian para que les grabe la voz encima y cuando termine la gira no lo vamos a obligar a que grabe otra vez, porque ahora todos estamos metidos en nuestros malditos proyectos solistas". Él ni siquiera podría saber eso, y si lo supiera, obviamente no lo diría primero a él antes que hablarlo con los de la banda [con los que están dispuestos a hablar, al menos].
Destacando frases que pueden ser mal interpretadas si no lees la nota entera y tratando de sacar algo sobre el tema de la falta de comunicación constantemente, la nota no es del todo favorable para la banda, teniendo en cuenta que acaban de sacar un CD, y deja claro que fue un trabajo que la banda realizó por obligación, cuando interpreté las pocas palabras del bajista de una manera distinta. Dice Nikolai: "Lo que es genial de este álbum, para mí, es justamente que cada uno tenía una idea diferente de lo que iba a ser, de lo que quería aportar (...) Al final, me parece que el disco representa bien a todos". Y añade después: "Como dije antes [tantas veces lo repetiste, querido...], la intensidad forma parte del proceso, siempre fue así; fue muy intenso, pero esta banda es nuestra vida. Siempre fue difícil separar nuestras vidas de nuestra relación con la música. Cuando las cosas van mal en el estudio, repercute en nuestras vidas, en nuestras amistades, y hasta podemos sentirnos mal físicamente (...) Pero esta vez no fue más difícil que las anteriores, simplemente se trató de un proceso diferente." ¿De qué manera pudo haber insistido acá nuestro amigo Thomas? Insistiendo en si él podía comprender la extraña imagen que puede dar un cantante que no graba su voz con el resto de sus compañeros...
Tal vez yo no pueda aceptar a la gente pesimista, o tal vez no pueda ser del todo objetiva con respecto a algunos temas, pero sí me parece que ésta situación es parecida a la época por la que pasó mi propia banda favorita, Green Day cuando salió Warning, que si bien esperaban grandes resultados de ese CD, al final terminaron sacando cosas que habían prometido sacar sólo cuando estuvieran al borde de la separación [compilado de hits, International Super Hits!; compilado de demos y covers, Shenanigans]. Y creo que cuando las cosas están así, cuando hay cosas que se dicen y cosas que no, cuando cada miembro de la banda pasa por una etapa personal de su vida en la que se producen grandes cambios, que obviamente afectan a la amistad, y cuando a la vez hay cambios en sus vidas como músicos, no se puede ni dar por muerta ni suponer que las cosas van a ir mejor. Están estancados. Pasó con Warning, álbum con el que Green Day creyó que podría por lo menos superar las ventas de su anterior CD, y pasa ahora con Angles, el CD que ya prácticamente está muerto y que no va a tener ni un cuarto de éxito que los demás [digo esto pensando en si las críticas continúan como están ahora y en si siguen apareciendo notas o entrevistas como ésta]. ¿Podría el bajista de los Strokes hablarnos de las ganas de Julian de grabar otra vez si todavía no encuentran la manera de decirse todo lo que se tengan que decir? Es obvio que "hacer felices a todos en el seno de The Strokes parece complicado" como lo es en cualquier banda, porque precisamente para eso son una banda, para sentirse conformes y disconformes con las cosas que hace uno u otro, para que uno llegue y diga "no quiero hacer esto por que es una mierda" o para que se tome cada uno su momento de reflexión, y principalmente si se trata del llamado líder de la banda que tiene esposa e hijos, que carga con la tarea de componer y que carga además con una autopresión, esa presión de un compositor que se ve obligado a superarse a sí mismo y a tratar de llevar a los demás miembros de la banda con él, para que vayan a la par.
Va a pasar, tal vez, que Julian encuentre una solución en algo distinto, y eso tal vez guste. Y si va bien la banda, van bien ellos. Es por esto que no hablaría del cuarto y último CD de los Strokes. No hay nada dicho todavía, ellos no pueden decirlo, nosotros menos. Y si tuviera que proyectar el porvenir de la banda, tendría que citar nuevamente a Nikolai Fraiture: "Soy más bien optimista. A partir del momento en que logramos encontrar el punto en el que cada uno de nosotros se siente contento y en confianza, no veo por qué la banda dejaría de hacer discos".

21 abr. 2011

Viernes 22



Hoy es viernes 22, igual que hace seis meses, y yo estaba ahí. Estuve ahí, viendo los ojos empañados de Billie Joe, sorprendida cuando los demás de la banda se le unieron, y lloraba, recordando muchas cosas, pero principalmente, viviendo el momento, los últimos minutos de lo que fue el momento más feliz de mi vida.
¡Seis meses y ya los extraño, putos! Gracias por regalarme ese momento y las enseñanzas que terminaron de formar mi vida. Ustedes, Green Day, gracias. Nunca voy a olvidar el 22 de octubre del 2010.