Welcome to Paradise

Página en construcción. Estará lista cuando la paja no le gane a la editora/escritora (o cuando photoshop se porte bien).
Si alguien sabe cosas que empiecen con la letra M, comente acá!

31 oct. 2011

I am an Elephant



Wow, look at you!
You're pathetic.
It's amusing,
It's depressing,
It's amazing.

Tell everyone
You're what you're not
And they believe you,
They proceed to,
EMULATE you.

Now you've got a whole
Circle jerk of fakes
Crowding up my space
I'm taking shit behind your back
I'd say it to your face...
But I'm not sure which one
HEY!

There's one thing that hasn't change,
You're still a joke to me...
It's so easy to see right through you!

Do you remember
that I knew you
when you were just
yourself?

Well I wonder, where you ever?
Anyway, I liked you better
when you did not
CHANGE with the WEATHER.

Doesn't it feel good to know
I'll always remember you?
Do you wish I'd go away?
Do you think I could?
Change your past, change your style,
Change your IDENTITY
But you're a fool and fake,
I don't forget easily!

There's one thing that hasn't change,
You're still a joke to me...
It's so easy to see right through you!

26 oct. 2011

Dirty Liar

FRACASO
=




















Hola.

The traces of blood always follow you home, like the maskara tears from your getaway. Your walking with blisters and running with shears, SO unholy... Sister of Grace!

24 oct. 2011

Resplandor

No podés. Te das cuenta de que es el momento y el lugar indicado, pero no sabés cómo actuar. Y cuando no podés expresar nada en palabras, cuando ni siquiera podés pensar en traspasarlo al papel o armar alguna especie de discurso, lo hacés.
Y así podemos decir tantas cosas sin hablar, sólo reconociendo nuestros pensamientos en esa especie de mundo paralelo que nada tiene que ver con lo sensible, con lo que vemos, tocamos, sentimos todos los días. Es como el resplandor, como esa comunicación que no es comunicación, es, en otras palabras, la lectura de pensamientos. Sí, puede que sea algo muy parecido. Algunos esplenderán más que otros, algunos tal ves nada, pero eso es simplemente porque no pueden percibir nada que esté más allá que su perfecto mundo regido por reglas, y al no ver nada más allá de ellas, tampoco pueden imaginarse que tales sentimientos sean expresados de forma silenciosa. La verdad es que a veces me da pena pensar en que la mayoría de las personas son así.
No es un poder sobrenatural, ni siquiera podría llamarse así, sino que se trata de la imaginación, tal vez un poco de inocencia que nos haga pensar en cosas extraordinarias y de ganas de intuir algo. Es más simple que lo que todos creen, pero supongo que eso es parte de las cosas que se pierden cuando uno crece y se mete cada vez más en un "mundo reglado". Y creo que afortunadamente conocí a muchas personas que no perdieron esa característica, ese resplandor... Porque pensar mucho en algo a veces tampoco tiene sentido. A veces, los instintos también son buenos. Y a la mierda lo que pase después, todos sabemos que si hacemos algo en un momento, aunque ni siquiera nosotros mismos le podamos encontrar una explicación, es porque en cierta forma, quisimos hacerlo. Forma parte de ese resplandor; y por último, está en cada uno el querer prestarle atención a ese hecho o no. Es simple, ambas soluciones son accesibles.

20 oct. 2011

Church on Sunday

Today is the first day of the rest of our lives,
Tomorrow is too late to pretend everything's all right.
I'm not getting any younger as long as you don't get any older,
I'm not going to state that yesterday never was.

Bloodshot deadbeat and lack of sleep,
Making you mascara bleed.
Tears down your face
leaving traces of my mistakes...

If I promise go to church on Sunday,
will you go with me on Friday night?
If you leave with me I'll die for you
and this compromise.

I hebery solemny swear to tell the whole truth,
And nothing but the truth is what I'll ever hear from you.
"Trust" is a dirty word that comes only from such a liar,
But "respect" is something I will earn, if you have faith...

16 oct. 2011

Hey baby, it's a long, long way up!

Quiero gritar, quiero llorar, quiero correr y tal vez saltar. No voy a dormir, voy a dar vueltas toda la noche sin poder lograrlo, o por lo menos, sé que van a pasar varias horas hasta que logre hacerlo. Voy a tratar de escuchar música sin pensar en lo que cada canción significa para mí, a tratar de leer sin detenerme a quedarme pensando en ciertas cosas, a tratar de entablar una conversación con alguien sin quedarme colgada en un lugar totalmente distinto a este, voy a sentarme a escuchar a mis profesores sin entenderlos; voy a andar por ahí sin andar en realidad.
Y de última, voy a abrazar con más fuerza mi almohada, a esperar a que las cosas pasen, a dejarme invadir por mis buenos pensamientos, a no permitir que el miedo tire y tire hasta hacerme retroceder. Voy a gritar, llorar y correr. Y quién lo diría, quién pensaría que todas esas cosas pueden ser provocadas por la felicidad...

15 oct. 2011

Shoot me.


Mientras Celes se bañaba tranquilamente al mediodía, escuchando música...
*Suena un timbre*
Papá: -SOFI, BAJÁ LA MÚSICA Y FIJATE SI SE ESCUCHA.
Celes: -Sí se escuchó, y estoy en el baño ._.
Sofi: *no le da bola, le chupa un huevo, baja la música* - Sí se escucha!
Celes: - SÍ SE ESCUCHA ¬¬
Papá: - ¿Se escucha?!
Conversación de locos mode: ON. Y eso que no estaba mi mamá y mi otra hermana.
Lo bueno de todo esto... Tenemos timbre, y la gente que venga a visitarnos ya no se va a quedar parada media hora en el portón gritando.

Celes: *voz de pelotuda* -Hola Pitu, mi vida, hermosa, vení mi amor... Vení, cosita... *voz normal* Te dije que vengas, pelotuda, no que me mires con cara de orto.
Nota: Mi gata nunca vino.

Celes: - Papi, ¿cómo llego a Congreso?
Papá: - ... Tenés que bajar de Retiro...
Celes: - Sí, ya sé, ¿pero después qué bondi tengo que agarrar? *pierde esperanzas*
Papá: - ... Creo que un subte te deja.
Celes: - Sí, pero tengo que hacer combinación... *más esperanza perdida*
Papá: - ¿Tu primo no iba a ir?
Celes: *ESTAMOS EN LA B* - Sí, pero no sé qué va a hacer él, lo voy a ver allá...
Papá: - Llamalo y preguntale si podés ir con él, y sino a tu padrino, él te va a saber decir.
Celes: *QUÉESESTOLOPUEDOROMPER* - ... Bueno.
Nunca realicé la llamada.

Despertarse escuchando She loves you y I wanna hold your hand en otro idioma que no sea su original, NO hace bien.

12 oct. 2011

Laguna

"Aquella tarde, caía una lluvia extraña que parecía que nunca terminaría de caer, y John estaba dispuesto a quedarse mirándola por la ventana hasta que esto ocurra. Tal vez nunca o tal vez muy pronto."

Acabo de meterme en "un nuevo pantano del que me va a costar años salir", creo que es la descripción perfecta. De cualquier manera, creo que estoy encontrando salidas bastante coloridas para él, y si logro salir del bloqueo, es posible que pueda hacer algo que me agrade y terminar con lo que debí haber terminado hace años. Parpadea el cursor delante de las últimas palabras que escribí...
¡No puedo conmigo misma!

11 oct. 2011

Sunny afternoon

Fue una larga espera, hasta que llegó la primavera... Con ella, lluvias y un frío inusual, pero sus primeros días soleados me transportan de todas formas a los mejores recuerdos.
Los días de calor fueron, sin lugar a dudas, los mejores de mi vida, según lo que puedo recordar. La comparación puede parecer absurda, pero la verdad es que es durante esa época en la que se me presentan situaciones similares a esos buenos días. Todo se trata de recuerdos. Recuerdos de los buenos tiempos. Tengo que recordar lo que Sabato dijo alguna vez de todas formas: "La frase 'todo tiempo pasado fue mejor' no indica que antes sucedieran menos cosas malas, sino que -felizmente- la gente las echa en el olvido"; y creo que es verdad. Pero por cuestiones subjetivas, uno nunca puede pensar en que las cosas que nos pasan ahora son mejores que las de antes. Yo diría que simplemente son, y las cosas que hayan pasado antes son recuerdos de cosas que no van a volver a ocurrir. Y si tuviera que elegir, ¿volvería al pasado? Por supuesto que sí.
Aprecio el vago recuerdo, que ni siquiera sé si es real, de estar sentada con mi abuela a la tarde, en el sol, mientras mi abuelo cuidaba sus amadas plantas, el perfume de la tierra húmeda invadía todo el patio, y miraba al portón esperando a que mi mamá vuelva de trabajar. Eran días soleados también los que nos tocaban cuando mi gran familia decidía alquilar micros para irnos todos un fin de semana a Tigre, o cuando nos íbamos de vacaciones juntos. No hay nada como la inocencia que no te permite ver que las relaciones en una familia no son tan perfectas como parecen. También los días se portaron muy bien para mí cuando tuve la oportunidad de encontrarme encerrada entre montañas, felizmente sola, respirando un aire que definitivamente no era el mismo que respiro ahora por muchos motivos. También es el recuerdo de los viernes, la música, las largas vueltas por una ciudad que no vale la pena, intentando alejarme un poco de la realidad que en ese momento me importaba menos que ahora.
Tantas cosas significan esas tardes soleadas, tanto significa el sol... Y tantas cosas negativas significa el invierno. Pérdidas, palabras que no tendría que haber dicho, abrazos que debieron haber durado más, cumpleaños que cada vez me gustaba menos festejar... Y el frío, los días nublados, la lluvia fría y desagradable que me hacen acordar a los peores días de mi vida. Casualmente, todos calzan con esa horrible descripción. Porque era distinta la lluvia que caía una noche de mayo, que la lluvia que cayó una tarde de febrero, cuando no me molesté en usar paraguas y disfruté llegar empapada a mi casa.
Verano, invierno; calor, frío. En lo único que coinciden en que tanto en los buenos como en los malos momentos, encontré la manera de expresar mis sentimientos. Sea relativo o no, no puedo evitar asociar el sol con los buenos recuerdos, y el frío con los malos; o tal vez sea porque mis preferencias me hacen ver las cosas de ésta manera. De cualquier forma, así vivo mi presente también, y dudo mucho que cambie alguna vez.

10 oct. 2011

Not stupid enough

Porque el miedo va a existir hasta que todo esto termine... O comience. Por más de que piense todo lo que pienso, supiste hacerme callar y meditar sobre lo que estaba explicando, y hacerme ver mis propias contradicciones. ¿Qué fue lo que me hizo pensar que usando la lógica podía analizar algo que no tiene lógica? Ese fue mi primer error, el comienzo de que haya estado tanto tiempo hundida en algo que no me llevaría ni para atrás ni para adelante.
Y hoy pienso con más temor aún en eso que describiste como "algo hermoso que tal vez sí nos hace llorar, pero que es hermoso al fin", porque encuentro que de verdad la única solución es dejar que las cosas pasen. El miedo a la pérdida, al dolor, a la soledad y al rechazo me mantienen atada a esos pensamientos sin sentido que me llevan a tomar las decisiones equivocadas, gracias por empujarme a ver las cosas con más claridad. Aunque no esté segura todavía de lo que vaya a hacer al respecto o no, sí estoy segura de que si las lágrimas caen como hoy cayeron, va a estar tu hombro para contenerme y decirme con sabiduría que éstas cosas pasan, que no va a ser ni la primera ni la última vez que pase, que cuando mire en cada rincón no tendría que ver ese lado oscuro de los acontecimientos, sino lo mejor que pude sacar de ellos.
Sacame el nudo de la garganta, empujame hacia lo desconocido, ayudame a vivir este sentimiento de la mejor forma. Voy a cerrar mis ojos y contar hasta diez, todo va a seguir igual después, pero me voy a acordar constantemente de lo que me dijiste y lo mucho que me ayudaste. Esas palabras ya no las voy a olvidar jamás.

8 oct. 2011

Ni una palabra más

En el cielo, brillaba la luna y varias estrellas a su alrededor, que se veían reflejados en sus ojos, oscuros, pensativos. Ninguno de los dos decía una palabra; disfrutaban de la comprensión silenciosa que suponía aquel momento, el saber que temían a lo que podía llegar a suceder mañana, o tal vez pasado. De repente, ella sonrió.
Llévame hacia la luna, y déjame jugar entre las estrellas.
Y él pensó que le daría eso y mucho más si tuviera el valor de hacerlo. ¿Cuál era la piedra con la que cargaba todos los días, esa que hacía que todo su entorno se moviera lentamente, de una manera horriblemente tediosa? Porque, pensó, era demasiado joven para sentir que no valía nada en la vida, pensó que era demasiado joven para estar pensando ya en que no tenía ningún propósito en aquel mundo. ¿Cuánto tiempo hacía que no asistía a la escuela sin odiar hacerlo? El tiempo lo había llevado a pensar que tal vez todos estarían mejor si él no existiera.
-¿Qué te pasa? -preguntó al verla sonreír. Y a pesar de estar tan deprimido, aquel gesto todavía despertaba algo en su interior, algo que le hacía pensar que no todo estaba perdido.
-Nada. Sólo que me siento muy bien ahora, en este momento. Y pase lo que pase después, tengo el presentimiento de que no estaré sola.
Confesó, y era verdad. Porque cuando lo miraba, creía que había encontrado algo distinto que jamás había visto en nadie, y ese algo era el hecho de que nada de su pasado ni su presente importaba cuando lo tenía cerca. Sólo importaba su cobardía, porque ésta había manejado toda su vida. Tal vez desde que era chica, según los pocos recuerdos que tenía.
En otras palabras, toma mi mano...
Como si sus mentes se hubieran puesto de acuerdo, se tomaron de la mano sin decir una palabra, a la vez. Y así, guardaron silencio otro largo rato, escuchando la tranquilidad de aquella colina, viendo a lo lejos las luces de la ciudad, tan inmensa y tan efímera.
Cobarde. Eso había sido toda su vida. Recordaba los golpes que había recibido por ello, las palabras que tanto le habían dolido. El abandono de su familia, el apoyo de alguien que a duras penas se mantenía como él. ¿Era realmente amor, o en realidad encontraba en aquella mujer tan alegre, tan vivaz, a una persona que básicamente pensaba en las mismas cosas que él todos los días? Y cuando había tomado decisiones, sabía que eran erróneas. Pues bien, ¿cuál era su propósito en la vida?
¿Quieres ser uno conmigo?
La conexión. Había creído que no estaba hecho para nadie, y sin embargo, era mentira. La realidad era que su cobardía interfería en sus relaciones. Sus padres, sus amigos, chicas que le habían interesado y que se habían interesado en él, ella, todos alejados por él mismo, por encerrarse en su pequeño mundo a esperar a que se acostumbren a vivir sin él, y para él acostumbrarse a vivir sin otros. Y cuando lo habían necesitado, naturalmente, se había escondido. Un cobarde que nunca le había dado la oportunidad a nadie, por temor a él mismo.
En otras palabras, querido, bésame...
Pero ella ya no quería seguir siendo así. Se había ocultado tras una máscara de felicidad que no existía durante tanto tiempo, y ahora veía las acciones del pasado reflejadas en el presente. Había perdido al hombre que amaba, a los hombres que había amado, y cargaría con ello durante el resto de su vida. Era tiempo de cambiar, y en él, que sujetaba su mano con fuerza, estaba el cambio. Y a la vez, ¿cómo podía confiar en un niño? ¿Cómo podía esperar que él logre lo que ella no había logrado?
-Estoy asustado -confesó de repente, y ella lo miró-. Mañana todo se irá al demonio. Pensé en escapar, ¿sabías?
-Sí que sabía -contestó ella, y pasó su mano libre sobre su rostro, para que él la mire a los ojos-. Yo también pensé hacer lo mismo.
»Nunca quisiste a nadie realmente. Eres egoísta, tu cabeza no puede pensar en nadie más que en el dolor que podría llegar a causarte algo, y nunca te arriesgas a nada por eso. ¿De verdad quisiste a alguien alguna vez? ¿A tu padre? ¿A tu madre?
»¡No! No es así, sí los quise. Cometí errores y ellos también, estuve sola mucho tiempo... Pero sí creo que hay algún tipo de esperanza dentro mío, sí creo en que la vida puede ser mejor...
Se acercó y le besó los labios, despacio y durante unos instantes. Una leve brisa acarició el oscuro césped y les arrancó escalofríos en la nuca. Cuando se separaron, ella volvió a sonreír.
-Todo irá bien. Y habrá más de eso para ti.
No había decidido si era verdad o no aún, pero ya lo comprobaría a su debido tiempo. Ya se presentaría el momento en el que debería decidir si su voluntad era lo suficientemente fuerte como para sobrevivir. Hasta entonces, quería salvarlo a él... Y que no cometa los mismos errores que ella había cometido.
Llena mi corazón con canto, y déjame cantar por siempre y más.
Él no había decidido aún si lo iba a lograr o no, pero por un momento, ya no le importó nada más. Aquel momento pareció congelarse para siempre, y no existía un mañana después de aquellas estrellas y de aquella luna brillante. Casi podía imaginarse allí, sin abrir sus ojos nunca más, junto a ella, porque tal vez le habría gustado finalizar todo de una vez, y ser feliz por siempre. Estaba lleno de felicidad, la suficiente como para vivir eternamente; sin embargo, sabía que mañana podría esfumarse como si nunca hubiera existido. Toda una vida desaparecida en pequeñas acciones.
En otras palabras, por favor, sé fiel...
Por siempre. Jamás olvidaría todo lo que ella le había correspondido con aquel gesto, y todo lo que había querido decir sobre ella e incluso sobre él. Había hecho su última jugada, y el resto quedaba en sus manos. No sabía si iba a lograr algo, pero si de algo estaba seguro, era de que iba a ser fiel a aquel momento por siempre.
»Es un acto muy valiente de tu parte. Te felicito realmente.
Consternado, se sintió agradecido con aquella voz en su cabeza. Pase lo que pase, ya no se sentiría solo.
En otras palabras...
-Te amo.
Y otra vez, como si pudieran leerse el pensamiento, se abrazaron sin decir una palabra más, y esperaron. Sea lo que sea que hayan estado esperando aquella noche.

4 oct. 2011

Something about yesterday

Desesperado... Pero no sin esperanzas. La sensación era fácil de describir, se resumía todo en esa frase. Los motivos... Eran tantos y los había analizado tantas veces que llegado a ese punto, le habría gustado tener algún tipo de aparato para no pensar más.
Sus pensamientos eran sus verdaderos enemigos entonces. Allí, encerrado en su habitación de hotel, entre esas cuatro paredes, no le preocupaba nadie de afuera realmente, ni las personas que amaba, ni las personas que odiaba. Porque esos lazos que había creado con ellas eran, al fin y al cabo, culpa de él, por lo menos la mayor parte. Había gente que odiaba, y esas personas ni siquiera sabían sobre esto. Había gente que amaba, porque las circunstancias estaban preparadas para que de alguna u otra forma, sienta ese amor. No, no pensaba en el destino, pensaba en su familia, por ejemplo. Era imposible no amarlos. De alguna u otra forma, las cosas que sentía eran culpa sólo de él, y de nadie más. No valía para nada la pena odiar a esas personas, por más fuerte que sea el sentimiento, y sentía además que arruinaba cada vez más la vida de las personas que amaba.
¿Cuál era en realidad el problema? ¿Habían sentido las demás personas esa sensación de no pertenecer? Porque lo único que se le ocurría entonces era que tal vez él no pertenecía a ese lugar. Ni a ese ni a ninguno que no fuera utópico. El lugar en donde realmente se imaginaba viviendo una vida feliz, no existía ni nunca existiría. Y la persona al lado de la cual se imaginaba viviendo, formaba parte de esa feliz y utópica imagen mental.
» Si muero, a nadie le va a importar.
» Es mentira, estamos seguros de que hay personas que van a llorarte.
» Pero después dejarán de llorar. Hasta cierto punto, habrá sido un alivio el encontrarme muerto, porque ya nadie se preocupará por mi salud. Ahora mi teléfono está lleno de llamadas sin atender, porque están pendientes de lo que pueda llegar a hacer o no. Es como estar agonizando y pretender que te alarguen la vida aún más. Sufro y sufren los demás, ¿no es un poco egoísta de mi parte?
Silencio.
» Existe otra solución.
Pero no podía considerarla, así como tampoco podía considerar la idea del suicidio. ¿Qué tan cobarde podía llegar a ser? No tenía el valor de terminar con su vida, pero tampoco creía tener el valor suficiente como para dar todo por... Por algo que al final sabía que no iba a valer la pena.
Pensó en su futuro, en los tiempos que iban a llegar, pensó en cómo se vería a sí mismo en unos años, y no pudo imaginarse otra cosa que no sean sus imágenes utópicas. No se veía de ninguna otra forma que no sea haciendo lo que amaba hacer, viviendo con la persona que amaba, no podía imaginar otra realidad. ¿Podía él imaginarse a sí mismo viviendo una vida después de resignarse a no jugárselas por nada? No... No podía hacerlo. Prefería imaginar una situación alternativa, semejante a la felicidad, pero no una vida llena de todas las cosas que odiaba entonces. Jamás lo aceptaría.
Pero la cobardía, ese sí que era un gran problema. Dejando de lado la idea de terminar con todo, la idea de ir a por todo también le aterraba. ¿Qué pasaba si fracasaba? El rechazo dolía sólo con imaginárselo, le había dolido mucho antes de ser rechazado, porque había pensado en él muchas veces. Además, se vería obligado a comenzar lentamente una especie de "proceso de recuperación", que sería largo e igualmente doloroso, y se encontraría entonces una nueva sensación: la incertidumbre. ¿Qué pasaba después? Porque había pensado muchas veces, de una manera bastante optimista, que todo le salía bien, que sus sentimientos eran correspondidos, que ya no estaría solo; sin embargo, nunca había pensado en lo contrario. También le ponía nervioso pensar en lo contrario. Pero seguramente pasaría, de todas formas, a tener que resignarse, a tener que hacer eso que no quería hacer. Estaba jodidísimo.
No sin esperanzas. Esa esperanza estaba allí todavía, porque no se podía decir que se había arriesgado a todo. Todavía nada de lo que pensaba había comenzado. Allí albergaba la esperanza de que todo cambie y resulte para bien. Mierda, ¿hacía cuánto no le salían las cosas bien? No importaba. Estaba desesperado, cansado de toda la maldita situación, pero todavía no había hecho su primer movimiento. Alguien tendría que acercarse y empujarlo, para que entonces pueda...
-Despertar...
Sus ojos se cerraron, y durmió casi con ansias, porque era el momento que más esperaba del día, y era mucho mejor si al día siguiente, olvidaba las manifestaciones de su inconsciente.



Edit: Esto es algo que escribí porque se me ocurrió y necesitaba escribirlo. No estoy segura de que vaya a incluirlo o no en Yesterday, pero como las chicas se darán cuenta, calza bien. De cualquier manera, queda a su libre interpretación, tanto el contexto del fragmento, como en quién piensan al leer los pensamientos descritos. Thanks for reading!