Welcome to Paradise

Página en construcción. Estará lista cuando la paja no le gane a la editora/escritora (o cuando photoshop se porte bien).
Si alguien sabe cosas que empiecen con la letra M, comente acá!

23 sept. 2011

Maybe it's a jealousy, mixing up with a VIOLENT mind

Empecemos diciendo las cosas como son: Te odio.
Ahora empecemos con la difícil tarea de pensar hasta qué punto ese odio está justificado y hasta dónde son sólo idioteces mías. Para eso, creo que las únicas conversaciones que me ayudaron un poco ahora fueron una que tuve con mi propia hermana y otra con mi madre. Bien, no puedo creer cómo puedo estar escribiendo esto hasta ahora, la cabeza me da vueltas un poco.
Creo correspondiente empezar a señalar las cosas que me molestan, y todo gira básicamente en el hecho de que te metas en la vida de ella, que la deformes con tus caprichos, que quieras absorberla y quedártela para vos, que esté disponible para vos las 24 horas del día. Y creo que una de las primeras cosas que me corresponden señalar en cuanto a mí es que... Querida, vos no esperaste a que nazca desde que tenés uso de razón. Vos no ibas por ahí diciéndoles a los demás que querías un hermano, creo que yo realmente lo esperaba desde que tengo memoria. Vos no la esperabas para enseñarle cosas, para amarla, para cuidarla, para que juegue con vos... Yo sí, la esperé por mucho tiempo, y aunque varias veces tuvimos diferencias y mi antigua condición de hija única tal vez me hizo sentir celos en algún momento, su llegada a mi vida me cambió completamente y llenó un espacio que nadie jamás podría llenar. Yo la esperé, y después sin esperarlo, las dos tuvimos a alguien más que cuidar. Nosotras tres, cuidándonos, queriéndonos. Ahora estás vos, interfiriendo en la vida de ella, haciéndole hacer cosas y pasar momentos desagradables, llevándola a las lágrimas, alejándola de mí. Es como si todo lo que hubiera yo intentado construir alguna vez se derrumbara de repente, como un castillo de naipes.
Me pasé la vida, desde que nació, intentando evitar que llore, y recuerdo que cuando era chica solía llorar muchísimo por cualquier cosa, pero eso se transformó en risa. Así es ella, ella con una sonrisa, divertida, la que me hace sonreír a mí. ¿Cómo es que de repente la encuentro tan angustiada porque se pelea con otra persona, o porque otra persona la lastimó? ¿Cómo es que tuve que verla humillada por culpa tuya? Maldita, ya no te aguanto, y este es un comentario extremadamente egoísta de mi parte (si es que en realidad todo el texto no suena en sí demasiado egoísta), pero la cuestión es que no me importa que no te fijes en nadie más, si no tenés a nadie más, no me importa tu vida ni nada por el estilo, cuando llegamos a lastimar a alguna de mis hermanas, entrás en mi lista negra. Simple.
Por otro lado, tengo que reconocer que mi lucha con ella porque tenga un poco de personalidad, los ovarios necesarios para tomar sus propias decisiones, es eterna. Porque he visto antes relaciones así, de este tipo de dependencia. Pero por favor, ¿por qué no se acuerda a veces de las cosas que le repito siempre? "Vos hacés tú vida, vos tomás tus propias decisiones, podés tener cualquier tipo de amistad con cualquiera, pero debe haber un límite, y ese límite está en que o deciden entre las dos o será en otra ocasión si a vos se te hace imposible". Sí, tengo otros recuerdos de ese comportamiento, que creo que está bien oculto en ella... Pero es que es un poquito del uso de la razón, no podemos estar haciendo malabares por otra persona llegando a perjudicar nuestra propia existencia. Es el hecho de ir, plantarse y aprender a decir "no" cuando es no, y si de verdad hay una comprensión en esa amistad, el no se va a saber entender. En esto sí creo ser completamente objetiva. Es algo que ella tiene y que tal vez con el tiempo pueda cambiar... O tal vez no, y así tendré que aceptarla.
A la vez pensaba justamente en lo que te une a vos con ella, y en realidad nadie externo puede entender nunca una amistad. Amistad o creo que lo mismo pasa con las relaciones. Nunca voy a poder entender porqué este tipo de amistades que a ella la perjudican la hacen tan feliz, aunque a la vez creo que si me pongo a pensar justamente en mí misma pueda encontrar una respuesta. Tenés algo que le diste que yo jamás le di, la hacés sentir como yo nunca la hice sentir, y en ese punto está bien y admito mi derrota. Ahí son sólo celos, que me llevan a decir la frase estúpida que se me escapó hoy: "me quiere quitar a mi hermana". Ahora es cuando en realidad tengo que ponerme a pensar en que debí haberme imaginado que iban a llegar otras personas que iban a cambiar un poco el ambiente en mi casa. No sólo a ella, sino también a mí, a mi hermana menor, personas que no tienen malas intenciones, sino todo lo contrario: tal vez nos conocimos y llegamos a amarnos como si siempre nos hubiéramos conocido.
El hecho es que algo como lo de hoy no lo puedo soportar. Algo como lo que pasó hace unos meses. No puedo soportar que ella llore, no puedo soportar saber que privilegia tus decisiones antes que las de ella, no soporto esa parte de su amistad. Y si a ella le pasó lo mismo conmigo alguna vez, no sé si da miedo o admiro la capacidad que tiene para esconder y tragarse todos, absolutamente todos sus sentimientos. En algún punto está mal, y cuando de repente salen a la luz me impresionan las cosas que pudo haber pensado; por otro lado, es algo que siempre quise hacer, y lo logro ante las personas que no me conocen, pero ante aquellas que me ficharon y me descubren con sólo verme la cara soy muy transparente.
De cualquier manera, creo que estoy mejor. O estoy muy drogada con todas éstas mierdas que me mandaron y siento como que tengo sueño. Pero las cosas son así, y algunas de las cosas que siento tienen justificación, otras ya sé que son... no racionales, dicho de una mejor forma. Convivir con ello o te cruzo por la calle y te reviento. Nah, yo sé que me la voy a bancar. Voy a seguir esperando motivos para abrir la boca y así sí, que salga todo lo que de verdad pienso. Por ahora, estoy bien.

22 sept. 2011

And I started to laugh

-Estás muy feliz, se te nota. -Se sonrió.
Y entonces las lágrimas se acumularon en mis ojos con tal velocidad que me pareció increíble el efecto que pueden tener las palabras en las personas. Más que nada en este caso, porque sabía que era totalmente verdad, y que hacía bastante tiempo que no me sentía tan feliz y con tantas ganas de sonreír.
Mi semana no había empezado bien ni iba a terminar bien, pero había acumulado los momentos necesarios como para continuar flotando en una nube que me adormecía y prácticamente no me dejaba pensar. Y me asusté al encontrarme llorando y riendo a la vez después de escuchar esas palabras. Porque no me habían saltado lágrimas de la risa como suele suceder, sino que de verdad lloraba y reía. Reía, porque me encontré tan transparente, tan vulnerable... Era verdad lo que me había dicho, ¿pero de verdad se notaba tanto? ¿Qué tanto un poco de felicidad podía cambiar las expresiones de mi rostro? Entonces me causó gracia todo, porque estaba feliz, y reía, pero las lágrimas se habían acumulado antes, porque en realidad a la vez sufría. Pero era un sufrimiento tan extraño, porque cuando no estaba sola, cuando no me dejaba llevar por los más oscuros pensamientos, se transformaba en el más hermoso de los sentimientos. Así que lloraba por eso, porque había habido momentos en que ese sentimiento (que en realidad era uno solo y que en realidad se manifestaba en diferentes estados de ánimo), me había hecho pasar malos momentos, me había hecho sentir insignificante, estúpida y abandonada; reía porque, por otro lado, jamás había sentido algo tan extraño y tan... lindo, porque jamás había pensado en cosas tan locas y tan maravillosas.
Cuando paré de reír (o llorar), me sequé las lágrimas y me quedé pensando en todo eso, todo lo que últimamente había cambiado mi cara y me había hecho sentir bien. Sonreí. Definitivamente todavía no veía un fin a todo eso que me pasaba. Sí, podía intentar ponerle fin yo misma, pero bien saben otros que también lo sintieron que es algo muy difícil de realizar, hasta cierto punto incluso parece imposible. Pero tampoco me molestaba sentirme así por el momento. También sabía que iba a volver a llorar y que iba a volver a sentirme mal por ese sentimiento en algún momento. Pero quién sabe qué solución iba a encontrar al final...
Felicidad o tristeza, correspondencia o el olvido. Ya lo pasé antes, y tal vez por eso ahora esté asustada. Sin embargo, debo esperar cualquiera de los dos fines, y cualquiera de ellos será aceptado, siempre y cuando sea mi final, feliz o triste.

21 sept. 2011

Welcome to Paradise


- Why are you ignoring me?!
- Jealousy, I guess. I'm hurt, and I would like to be alone.
- You're jealous...?
- Y'know, I'm feeling demaged from the sight of you happily walking along with another guy. Do you think I'm in love with you?

***

I thought no one would want to listen to me. I thought they'd laugh if I talked about things like life. But George is different... Those kids at the studio are different. After all, they're living the life they've chosen for themselves.
I wish I was like them. I wish I could live like them. I can't control this feeling in my heart.

16 sept. 2011

Melodramatic Fool


Do you have the time to listen to me whine
about nothing and everything all at once?
I am one of those melodramatic fools
Neurotic to the bone, no doubt about it.

Sometimes I give myself the creeps...
Sometimes my mind plays tricks on me...
It all keeps adding up,
I think I'm cracking up!
Am I just paranoid?
I'm just stoned.

I went to a shrink to analyze my dreams,
she says it's lack of sex that's bringing me down.
I went to a whore, he said my life's a bore
and quit my whining 'cause it's bringing her down.

Sometimes I give myself the creeps...
Sometimes my mind plays tricks on me...
It all keeps adding up,
I think I'm cracking up!
Am I just paranoid?
I'm just stoned.

Grasping to control...
So you better hold on.



Podría haber puesto más emoción en la entrada, pero la verdad es que no tengo muchas ganas de nada.

13 sept. 2011

10 facts about me.

  1. Hago esto porque estoy muy aburrida y no sabía de qué más escribir... Más allá de eso, no tengo idea de porqué lo hago.
  2. Muchas veces soñé que empezaban a salir cucarachas de todos lados, hasta que me veía completamente invadida por ellas, y en el sueño lloro de principio a fin. Algo así como el corto de Creepshow, They're creeping up on you!, que sufro cada vez que veo. [http://youtu.be/86kKGPkUXBI]
  3. Cada vez que empiezo un dibujo, estoy realmente convencida de que no me va a salir bien.
  4. Cada vez que veo la película El Resplandor, vuelven a quedarme algunas dudas sobre la historia.
  5. Cuando estoy realmente deprimida, me lo guardo todo para mí e incluso a veces, si me preguntan, puedo llegar a decir que está todo bien para que me dejen en paz... Pero se puede notar cuando sin querer me sale contestar cosas muy desagradables o con algunos gestos.
  6. Desde muy chica tengo recuerdos de que me gusten las películas de terror, o series de terror, y después me alejé un poco y dejé de ver [miraba, pero no tanto como me hubiera gustado], y creo que la culpa es de mi madre, que no le gustan y decía que después me hacían soñar cosas feas y demás, cuando en realidad nunca me pasó... Pero de una manera u otra, siempre escuché lo que ella me decía, y sin saber en realidad porqué, nunca les dediqué el tiempo que les habría dedicado si ella nunca me hubiera llenado la cabeza de esa manera.
  7. Todo eso se fue a la mierda cuando pasé de leer cuentos infantiles a encontrarme con que el terror no era lo único que puede traumarte, al leer Cuentos de Amor, de Locura y de Muerte. Y los de locura y de muerte eran mis favoritos, por supuesto. Nunca pude terminar de leer Una Estación de Amor. Tenía 7, 8 años, recién empezaba a leer y para mí era larguísimo, y recién de grande entendí muchas otras cosas, pero ¡¿quién manda a mi abuela a dejar esos libros al alcance de los niños?!
  8. Al no tener hermanos mayores, creo que mis dos primos mayores tuvieron mucho que ver en mis gustos. Los comics, algunas bandas que escucho [Strokes, Arctic Monkeys, Coldplay, Queen, Pink Floyd...], Los Simpsons y otras series [Pokemon y Digimon de chica], el dibujo y diseño, entre muchas otras cosas.
  9. De verdad creo que mi vida cambió gracias a que conocí Green Day y por supuesto, que tuve los conocimientos necesarios para entender de lo que hablan. Llegaron en el momento justo para decirme qué camino tenía que agarrar, dicho en cierta forma.
  10. Hay tres cosas que amo hacer: música, leer/escribir y dibujar [ok, cuatro]. De ahí que ahora esté estudiando piano, filosofía y que antes haya querido estudiar diseño o algo similar [que me sigue interesando, pero para eso siempre puedo pedirle a mi primo que me enseñe algunas cosas, ya que no seguiría una carrera que además de cara, no me motiva lo suficiente].
Y la conclusión de todo esto es que... SOY FABULOSO, YA LO SÉ, TODOS ME QUIEREN, YA LO SÉ!

10 sept. 2011

Was it just a dream?

"... De repente me eché a llorar. Hubiera dado cualquier cosa por no hacerlo, pero lo hice.
-No, no son ladrones. Sólo roban cinco dólares.
-¡Cállate! -dijo Maurice y me dio un empujón.
-¡Déjale en paz! -dijo Sunny-. ¡Vámonos! Ya tenemos lo que me debía. Venga, vámonos.
-Ya voy -dijo Maurice, pero el caso es que no se iba.
-Vamos, Maurice, déjale ya.
-¿Quién le está haciendo nada? -dijo con una voz tan inocente como un niño. Lo que hizo después fue pegarme bien fuerte en el pijama. No les diré dónde me dio, pero me dolió muchísimo. Le dije que era un cerdo y un tarado.
-¿Cómo has dicho? -dijo. Luego se puso una mano detrás de la oreja como si estuviera sordo-. ¿Cómo has dicho? ¿Qué has dicho que soy?
Yo seguía medio llorando de furia y de lo nervioso que estaba.
-Que es un cerdo y un tarado -le grité-. Un cretino, un timador y un tarado, y en un par de años será uno de esos pordioseros que se le acercan a uno en la calle para pedirle para un café. Llevará un abrigo raído y estará más...
Entonces fue cuando me atizó de verdad. No traté siquiera de esquivarle, ni de agacharme, ni de nada. Sólo sentí un tremendo puñetazo en el estómago.
Sé que no perdí el sentido porque recuerdo que levanté la vista, y les vi salir a los dos de la habitación y cerrar la puerta tras ellos. Luego me quedé un rato en el suelo, más o menos como había hecho cuando lo de Stradlater. Sólo que esta vez de verdad creí que me moría. En serio. Era como si fuera a ahogarme. No podía ni respirar. Cuando al fin me levanté, tuve que ir al baño doblado por la cintura y sujetándome el estómago.
Pero les juro que estoy completamente loco. A medio camino, empecé a hacer como si me hubieran encajado un disparo en el vientre. Mauricio me había pegado un tiro. Y yo iba al baño a atizarme un lingotazo de whisky para calmarme los nervios y entrar en acción. Me imaginé saliendo de la habitación con paso vacilante, completamente vestido y con el revólver en el bolsillo. Bajaría las escaleras en vez de tomar el ascensor. Iría bien aferrado al pasamanos, con un hilillo de sangre chorreando de la comisura de los labios. Bajaría unos cuantos pisos -abrazado a mi estómago y dejando un horrible rastro de sangre-, y luego llamaría al ascensor. Cuando Maurice abriera las puertas me encontraría esperándole, con el revólver en la mano. Comenzaría a suplicarme con voz temblorosa, de cobarde, para que le perdonara. Pero yo dispararía sin piedad. Seis tiros directos al estómago gordo y peludo. Luego arrojaría el arma al hueco del ascensor -una vez limpias las huellas- y volvería arrastrándome hasta mi habitación. Llamaría a Jane para que viniera a vendarme las heridas. Me la imaginé perfectamente, sosteniendo entre los dedos un cigarrillo para que yo fumara mientras sangraba como un valiente.
¡Maldito cine! Puede amargarle a uno la vida. De verdad.
Me di un baño como de una hora, y luego volví a la cama. Me costó mucho dormirme porque ni siquiera estaba cansado, pero al fin lo conseguí. Lo único que de verdad tenía ganas de hacer era suicidarme. Me hubiera gustado tirarme por la ventana, y creo que lo habría hecho de haber estado seguro de que iban a cubrir mi cadáver en seguida. Me habría reventado que un montón de imbéciles se pararan allí a mirarme mientras yo estaba hecho un Cristo."

6 sept. 2011

Scattered pictures...

Hola, soy Celes y me olvidé lo que iba a decir después de "hola, soy Celes".


Creo que iba a hacer ésta entrada para subir fotos de mis gatas, porque ayer agarré la cámara y saqué algunas que me gustaron mucho. Además tengo las gatas más lindas del mundo, y'know. Y en unos minutos tengo que salir para la facultad y estoy escuchando los Ramones y no me cambié, SI! (?) Después vi las fotos del DeLorean y pensé que tengo que subirlas a algún lado a todas, pero ahora no me da el tiempo para pensar en eso. Y tendría que haberlo hecho antes.



Acabo de ausentarme por un tiempo, digamos que varias horas, así que ahora escribo después de haber hecho toda una vida alejada de la computadora.
Ahora tengo tiempo de pasar las fotos, pero me está dando sueño y creo que el actrón que tomé hoy, que me devolvió el buen humor, entre otras cosas (?), está dejando de hacer efecto. Podría tomar otro, pero... ¿tiene caso si me voy a dormir? Ay miren! Mis gatas.




A Caro [segunda foto] podría haberle sacado una mejor foto, pero está... digamos "en sus días", y no se quedaba quieta, y si me acercaba con la cámara la perseguía para refregarse en ella. Sí, así como en la foto :) [Véase a la Pitu a punto de hacer una maldad en la primer foto].





Y la más fácil de fotografiar fue Lila, porque... bueno, Lila nunca hace nada [sólo se ausentó una semana, y justamente porque nunca hace NADA pensamos que iba a ser comida fácil para perros]. De todas formas, el sol no ayudó demasiado a que le saque buenas fotos, y si le tapaba la sombra, la conchuda se corría. Vida de gatos.




Entre otras cosas, también me encontré con una sesión de fotos larguísima de mi hermana [no voy a subir ninguna acá, vayan a su perfil de facebook], me frustré y me dije que tengo que entretenerme sacando fotos más seguido... O tal vez no. De cualquier manera, a mi álbum de rarezas le hacen falta imágenes nuevas. Au Revoir!


I remember you!

Nostalgia, me parece, o tal vez hoy sólo amanecí pelotuda y sentimental, pero resulta que no pude evitar imaginarme una mezcla de situaciones cuando tuve que llamar a mi profesor de piano.

Le dije que no iba a ir porque todavía me dolía un poco [mucho] la cara, y me dijo que me recupere, que nos vemos el martes que viene. Bien, pero ¿qué habría dicho él en su lugar?
Celes: - No voy a ir hoy, me sigue doliendo la cara por lo del viernes...
Eze: - Uh, qué bajón... bueno, no te hagás problema, cualquier cosa después vemos cuándo nos juntamos. De última, creo que el lunes puedo, ¿vos cuándo podés?

O yendo a un mejor ejemplo... ¿Cómo nos veía a nosotros cada vez que hacíamos música? Era lo mejor, creo que más que nada por el hecho de que ninguno de los dos buscaba la perfección. No terminábamos de hacer que algo suene perfectamente igual al tema original [en caso de que sea un cover] porque ya le estábamos agregando solos de guitarra raros, o efectos con el órgano que hacían que nuestra música fuera más psicodélica. Ahora sólo siento que tengo una partitura adelante y que necesito tocarla a la perfección. Ahora me encuentro con que igual me divierto y está bueno lo que hago, porque es música, pero... ¿por qué tiene que ser perfecto?
Los mejores momentos cuando tocábamos juntos eran cuando nos estábamos divirtiendo de verdad, y cuando expresábamos lo que nos salía a los dos al componer, y ni la diversión ni la expresión son perfectos. La música en sí no tiene que ser perfecta, porque la música es expresión...

Después me acordaba de esa vez que suspendimos nuestras clases para tomarnos un submarino con bizcochuelo... ¡Por dios, qué gordos! Y qué genial que fue. Era un día no tan caluroso, como hoy, pero hacía el calor suficiente como para que el chocolate caliente nos deje sin poder movernos... Miento, después intentamos tocar un rato. Intentamos.
Ahora tengo que esperar las dos horas de clases para salir corriendo a la facultad y comprarme un alfajor antes de entrar apurada a la clase. Cuatro horas dando vueltas, cagada de hambre.

Y la otra vez mi profesor me dijo algo que casi me hace reír, pero por respeto, obviamente no lo hice. Me va a dar una pieza para que toque, que no sean los ejercicios preparados del libro. Una canción. ¡Genial! Sería más cool si supiera que va a haber un bajo acompañándome, o una guitarra, o la batería de mi hermana. Porque así lo hacíamos nosotros. Sólo que elegíamos los temas entre los dos y siempre le poníamos un poco de rAck. Como la chacarera que tocamos una vez, que terminó teniendo miles de partes y con suerte nos la acordábamos entera... Se me escapa la risa acordándome de las caras de Chucky cuando nos olvidábamos por dónde íbamos. ¿Y cómo nos daba la cara para empezar temas con esos efectos bizarros de teclado? ¿O para escribir las letras que escribíamos? La de "Morir comiendo chocolate" definitivamente era lo más. Y el nombre del instrumental que hicimos otra vez, "Él estaba pensando en algo más importante"... JAJAJA perdón, pero es genial. Y se notan las influencias de mi hermana por ahí.

Es muy tierno todo esto, basta (?). Tendría que haberlo dicho antes también, pero en fin, en algún momento tenía que caer en lo que pasó y demás, y en que esos tiempos ya fueron... por ahora, no confío en que sea para siempre. Me gustaría también saber si él se acuerda de todas esas cosas, y si las extraña, si extraña La Fonola. Yo la extraño, muchísimo. Y espero que siga haciendo música donde esté, y que alguien esté disfrutando de la gran amistad que me brindó a mí, así como yo valoro cada una de esas horas tocando la guitarra juntos.

BTW, lo admiro. Porque se alejó de este país, fue a la mierda a hacer música. Chicos, es uno de mis ejemplos a seguir, es así.

3 sept. 2011

Saturday

Después del día de ayer, hoy cuando me desperté vi las cosas de un modo mucho más optimista [pensé que podría haberme dado un ataque de nervios, pero afortunadamente logré dominarme... para después llorar silenciosamente en casa, en paz, sintiendo la cara hinchada por la anestesia]. Cerca de las 10 de la mañana me desperté ya sin poder dormir [gracias a la pajera de mi hermana menor que se puso a gritar; iba a insultarla, pero ya no valía la pena], así que me levanté, puse música y empecé uno de los días más tranquilos [y aburridos] de mi vida.
Afortunadamente, hoy pude probar un poco de comida sólida, aunque en realidad fui feliz comiendo postres y demás [... y también me re cagué de hambre; es psicológico, de verdad: cuando no podés probar bocado, te da el triple de hambre que lo normal, y sufrí como una hija de puta. Ya anoche me hice unas salchichas muy cocinadas que dolían cuando mordía, pero era eso o morir], mi mamá me compró yogur [bebible... ODIO el yogur bebible], pero terminé tomando un chocolate. La comida al mediodía y a la tarde/noche fue mucho mejor, porque después de la segunda dosis de penicilina [calculo que fue esa inyección de mierda la que me hizo sentir mejor; no obstante, eso no quitó el calambre en la pierna que me dio después de que me la aplicaron... por dió!] creo que mi estado mejoró bastante. Pude comer fideos y hace un rato comí milanesas [cortada en trocitos infinitamente pequeños], además de que mi hermana hizo postre de chocolate y mi vieja compró crema. Un par de almendras habrían venido bien para terminar de completar mi tarde.
Pude moverme un poco más que ayer sin sentirme medio mal [como cuando fuimos a la farmacia para la inyección... que fue cuando entendí el porqué del "reposo", porque llegué a mi casa casi llorando del dolor y rogando tomar el medicamento], y pasé un par de dolorcitos sin importancia... Y bueno, tenía la cara un poco hinchada, pero prácticamente no se notaba [no hay nada que decir en contra de esto, es verdad que se me hinchó la cara pero lo noté sólo yo y mi vieja porque miró muy detenidamente].
A pesar de estar encerrada en casa todo el día [viendo como el día parecía presumirme el sol, el calorcito, el casi viento... en fin, el clima perfecto para por lo menos ir a ver a mi abuela y a su perro], fue un día bastante productivo. Leí muchísimo de psicología [dios, jamás me entusiasmé tanto con una lectura... se nota que estuve mal], practiqué piano, intenté por un rato sacar las Glorias, aunque no terminé de hacerlo [porque, básicamente, lo intenté menos de cinco minutos cada una], entre otras cosas que hice a lo largo del día [pintarme las uñas cuando llegué al punto del aburrimiento extremo, dormir, molestar a mi gata... dormir].
En fin, creo que al final el postoperatorio no fue tan malo después de todo [sin contar todas las cosas ya señaladas y el fin de semana perdido, durante el cual parecía que me invitaron a salir más veces que nunca! jojojo...], y supongo que mañana ya estaré recuperada por completo. ¡Tengo putos en la boca! Y quiero sacarle fotos pero creo que no se llegarían a ver muy bien y le daría bastante asco a muchos... Además volvió mi gata Lila, que se había ido hace como... una semana [gata de mierda, se fue a coger por ahí y ahora si está preñada nos cabe a todos... sigue siendo linda, pero no tiene derecho], y fue un momento muy random ayer, mientras vinieron a visitarme Lulu y Leo, y la vi desde mi cama por el ventanal mientras mi prima me hablaba. Me miró con cara de "te volviste loca" por un segundo, pero mis hermanas entendieron. Y la cuestión de todo esto es que estoy absolutamente preparada para vivirlo todo otra vez dentro de dos semanas [JESÚS, BUDA, DIOS, LIGHT, QUIEN-MIERDA-SEAS, NO POR FAVOR, POR QUÉ A MÍ?!]. A ver si me viene a ver más gente la próxima y me traen helado.

BU!